Escribir en cuadernos se ha convertido en una suerte de ritual arcaico muy alejado de las nuevas tecnologías con las que lidiamos a diario. La escritura manuscrita se ha tornado un acto mágico similar a como debió de ser cuando comenzaron a escribir los seres humanos y los cuadernos se han convertido en los soportes de dicha magia. Es más, hay cuadernos que ya de por si desprenden un aura mágica que invita a domesticarlos, a establecer un relación muy íntima y fusionarse con ellos.

El cuaderno se torna algo único y se hace cómplice de nuestra creatividad a medida que lo vamos usando. Se transforma en un fiel compañero que transciende su mera condición de utensilio para registrar información. Los cuadernos se convierten en hipnóticos fetiches que atraen nuestra atención. Así como empezar un cuaderno representa una liturgia particular, también terminarlo es un acto impregnado de sus propios simbolismos. Concluir un cuaderno equivale al fin de una etapa y el comienzo de nuevos horizontes.

El cuaderno se ha convertido en objeto de culto, que incluso algunos son atesorados sin llegar a usarse nunca solo por el mero hecho de tener unas seductoras cubiertas que invitan a ser coleccionados preservando toda su pureza.

Compra ahora un cuaderno de diseño

También te pueden interesar

CUADERNOS PARA LA INTEGRACIÓN PSICODÉLICA

CUADERNOS PARA LA INTEGRACIÓN PSICODÉLICA

Independientemente de las particularidades de cómo haya sido un viaje psicodélico la integración es el proceso fundamental para que resulte una experiencia realmente terapéutica.