Las técnicas de manipulación mental no son algo exclusivo de las sectas religiosas, sino que es muy habitual en todo tipo de grupos como son los partidos políticos.