El humor ayuda a relativizar la tragedia proporcionando una válvula de escape o alivio a una situación crítica o desagradable.