Las arquitecturas que crea Druillet en sus ilustraciones son atrevidas y monumentales y dejan intuir una dilatación infinita del espacio.